• Guest Blogger

Un día a la vez

por Ronda de Michigan

Permítame comenzar diciendo que usted no tiene absolutamente nada de malo.


Todo lo que se siente o experimenta es completamente normal. Usted se está recuperando del parto, así que no sea muy duro consigo misma. Eso es lo que yo he aprendido después del nacimiento de mi segundo niño. Mi segundo parto fue completamente diferente del primero. La recuperación fue más larga. Y tener un recién nacido y un niño de un año fue difícil.

Después de dar a luz a mi primer niño, recuperarme fue fácil.

Pude dormir mientras él dormía. Le amamantaba y se volvía a dormir inmediatamente. Esto me dio tiempo para bañarme, comer, leer algunas páginas de mi libro y lo más importante, entender que yo era una nueva mamá. Mi esposo hizo casi todo el trabajo de cocinar, así que yo podía relajarme más y enfocarme en la recuperación mental y física.

Con mi segundo niño, mi hueso pelviano fue dislocado durante el parto. Mi recuperación fue una pesadilla.

Tenía dolor constante. Casi ni podía sentarme o acostarme de espaldas. Cuidar de un niño de un año y también un recién nacido me resultó difícil. Los niños tenían horarios completamente diferentes para dormir y comer. Cuando uno se acostaba, el otro se despertaba. Amamantar fue horrible. Mi bebé me agarró muy fuerte, tanto que un conducto de leche se rompió, y tuve que extraerme sangre por una semana. Después de amamantar al bebé, tuve que preparar el almuerzo para el otro. Y esto fue además de preparar la cena, lavar ropa y limpiar.


Somos dueños de un negocio, y mi esposo no pudo tomar tiempo libre para ayudarme en la casa como la primera vez. Realmente lloré diariamente durante los primeros tres meses.

No podía entender por qué esta vez era tan diferente que la primera vez.

Y además estábamos en medio de una pandemia. No recibimos ayuda de nuestras familias. Yo sabía que algo tenía que cambiar. Tener depresión y dolor todo el día no era saludable para mí ni para mis niños.

Comencé bajando algo de peso, al cambiar lo que comía. Cuando uno luce mejor, se siente mejor. Empecé a hacer terapia física para fortalecer mis músculos pélvicos. Al menos una vez por semana me tomaba un baño. Me sentaba en la bañera por lo menos una hora con música suave y una vela. Podía navegar por internet mirando decoraciones de casa o nuevas recetas. Lo que me hizo sentirme contenta en ese momento, yo podía hacerlo.


Poco a poco, comencé a volver a ser una persona mejor, más saludable y más feliz. Todavía estoy viviendo un día a la vez.

 

Este blog fue escrito por uno de nuestros escritores de blog invitados, Ronda.

Sobre Ronda. . .


Hola, mi nombre es Ronda, y soy de Michigan. Soy esposa y madre de dos niñitos de 3 y un año de edad.


Me gusta leer y compartir ideas.





 

Recuperarse postparto toma tiempo. Ronda compartió unas excelentes ideas para cuidar de sí misma. Vea nuestra categoría gratuita titulada El embarazo y los primeros 6 meses del bebé que incluye varias lecciones sobre el periodo postparto. Encuentre en wichealth.org